Porqué invertir en Inteligencia Artificial

Imagina un motor de avión. Todos estaremos de acuerdo en que su fiabilidad es vital. Por lo tanto, esto requiere un mantenimiento extremadamente continuo. Lo cual genera costes significativos: equipos de mantenimiento y equipamiento. Y retrasos: hay que parar el avión, coordinar a los diferentes proveedores de servicios para que pueda volver a volar lo más rápido posible, etc.

La inteligencia artificial (IA) se utiliza ahora para monitorizar este motor, medir el desgaste de sus componentes, detectar anomalías y alertar a los equipos de mantenimiento. Este sistema no sólo aumenta la fiabilidad del motor, sino que también reduce los costes y los retrasos. La información llega inmediatamente a las personas adecuadas.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

La IA es el conjunto de tecnologías que permiten a los ordenadores y máquinas analizar e interpretar grandes cantidades de datos, razonar y actuar en consecuencia en tiempo real, aprendiendo a medida que van mejorando su propio rendimiento. Utiliza algoritmos para automatizar todo tipo de tareas reproduciendo la forma de pensar de un ser humano.

El mercado es tan grande que es difícil medir su tamaño y crecimiento. Un analista incluso identificó las muchas proyecciones que te marean. McKinsey ha estudiado más de 400 casos de uso de la IA en 19 sectores y ha estimado el potencial de creación de valor de la IA entre 3,5 y 5,8 trillones (millones de millones) de dólares – al año!

El alcance de la IA se extiende a una multitud de sectores: finanzas, salud, agricultura, transporte, logística, seguridad…. Reconocer un tumor a partir de imágenes médicas, aplicar productos fitosanitarios en el campo mediante la detección de malas hierbas, organizar las rutas de entrega… son innumerables los ejemplos. La IA está en el corazón de una nueva generación de sistemas y aplicaciones. Algunas personas lo llaman la 4ª Revolución Industrial.

De hecho, todo un ecosistema se está desplegando alrededor de la IA, tanto aguas arriba como aguas abajo.

Río arriba:

– IoT (Internet de los objetos): en nuestro ejemplo, los sensores se colocan en el motor de la aeronave, toman medidas y los datos se envían a través de redes móviles (la 5G está parcialmente diseñada para este fin);

– Big Data: estos datos se almacenan y se procesan a gran escala;

– La nube: este procesamiento de datos requiere un alto nivel de potencia de cálculo en un periodo de tiempo muy corto.

Río abajo:

– Software de negocio: los algoritmos de inteligencia artificial requieren que las tareas se realicen de acuerdo con los procesos de negocio y las reglas específicas de un sector o empresa.

– Robótica: estas tareas son cada vez más realizadas por robots.

– Sistemas autónomos: los robots, equipados con sensores y sistemas de visión, son a su vez controlados por un software que los hace autónomos, por ejemplo, para reorganizar dinámicamente los estantes de un almacén o para llevar las piezas correctas a los trabajadores, y en el momento adecuado, en una línea de fabricación de automóviles.

Conoce el fondo de Allianz Global Investors

El fondo temático de Inteligencia Artificial de Allianz Global Investors aplica esta visión a su estrategia de inversión. Lanzado en marzo de 2017 en Europa y con más de 1.600 millones de euros en activos gestionados, el fondo ha invertido en proveedores de elementos fundamentales para la inteligencia artificial como Nvidia (microprocesadores gráficos), Salesforce (software de relación con el cliente) y Facebook, que invierte de manera masiva en este ámbito.

Pero incluso el fondo invierte en empresas de todos los sectores que utilizan la IA para reducir costes o crear nuevos servicios. «También buscamos empresas que introduzcan la IA en sus sistemas, en plataformas que les permitan crear productos y servicios más sofisticados, que les permitan mejorar su negocio», explica Sebastian Thomas, gestor del fondo de Allianz GI, cuyo equipo tiene su sede en San Francisco. Por ejemplo, el fabricante de automóviles Tesla: «Invertimos en empresas que pueden captar cuotas de mercado crecientes en su sector, aunque muchas de ellas todavía no sean rentables.”

No olvidemos que se crearán muchos puestos de trabajo en torno a la IA, en particular para recoger y preparar datos, «entrenar» sistemas de inteligencia artificial, supervisarlos y controlarlos, desarrollar software, garantizar el mantenimiento, etc. Así que a futuro es muy probable que añadiremos más productos relacionados con la IA.

Descarga Fundsfy y empieza a invertir en un sector tan pionero como la Inteligencia Artficial.

 

Jean Haguet (CEO France & Luxembourg), Fundsfy Team

 

 

Compartir este post

Start typing and press Enter to search